all blogs
Blog posts

¡Bienvenido y bienvenida a Meno Acontecer de junio, 2020!

6.25. 2020 Posted By: The Mennonite

Suscríbase gratis en: menoacontecer@themennonite.org

Para leer más historias de Meno Acontecer, visite https://themennonite.org/the-latest/spanishes/


Líder Anabautista Muere en la Pandemia del 1527. Desesperadamente estaba buscando libros de historia de la iglesia y de buen contenido doctrinal, realmente no sabía que buscar. Las librerías cristianas en español que conocía eran pentecostales, estaban repletas de libros evangélicos de escritores populares traducidos del inglés al español. Los temas en su mayoría trataban de hablar en lenguas, del bautismo del Espíritu Santo, cómo debe vestir la mujer cristiana, y otros cientos de libros con la misma línea de pensamiento. Entre tantos libros había uno que captó mi atención: “ Historia de los Anabautistas, Revolucionarios del Siglo XVI.” de W.R Estep. Leí la contraportada, parte de la introducción y algunos encabezados de los capítulos. Lo compré y prácticamente devoré el contenido del libro. En mi mente, siempre pensé que fue algo del pasado y que pertenecía al pasado, un buen libro de historia y nada más. Para esa época, en los años de la década de los setenta, vivía con mi familia en Queen, Nueva York.

Al final de los años setenta, fuimos invitados junto con mi familia a una nueva iglesia menonita que se estaba formando. En la entrada había un despliegue de libros de la serie de J. C. Wenger y me llevé prestado el libro “¿Quiénes son los Menonitas?” ¡Qué sorpresa! Descubrí que los menonitas eran descendientes de los anabautista. Me dije: “Llegué a casa.” Dos años después estaba matriculado en Goshen College, me mudé a Goshen junto con mi esposa y nuestros tres hijos.

El estudio de la vida y practica cristiana de los jóvenes lideres anabautistas del Siglo XVI, marcó mi vida para siempre. Uno de ellos fue un joven llamado Hans Denck, identificado como anabautista, que por cierto murió por la plaga (pandemia del 1527) a la edad de 27 años. Su énfasis fue: “Nadie puede conocer verdaderamente a Cristo si no lo sigue en la vida.”  Por su fe y creencia fue desterrado y apartado de su familia hasta su muerte. Cuando estudié la vida de estos primeros lideres anabautistas, yo tenía 29 años. La identificación con ellos fue abrumadora.

Las lecturas me hicieron pensar, meditar, reflexionar sobre historias de fe que se parecían a las historias de los primeros años del cristianismo. Lo que entendí como una fe radical. Me autodenominé como un nuevo anabautista (neo-anabautista). Entré en un idealismo casi romántico de la tradición anabautista. Veía a las comunidades menonitas y Amish del área de Indiana como los anabautistas que estaba estudiando. Uno de mis ensayos fue sobre las comunidades huteritas.

El tiempo y los años han pasado en mi vida, conocí claramente que hay muchas corrientes modernas del anabautismo con una variedad de interpretaciones teológicas. Todas ellas reclaman su herencia en el movimiento revolucionario anabautista del Siglo XVI.  Algunos se han institucionalizado, otros se han transformado en comunidades cerradas. Siempre he pensado que la diversidad de pensamiento e interpretación de la fe trae oportunidades de crecimiento espiritual. Estoy convencido que la tradición anabautista vale la pena ser explorada a profundidad.

Ahora viene la pregunta ¿Porqué soy Anabautista? Me he hecho está pregunta muchas veces y mentalmente me he respondido esa pregunta a mi mismo. En el presente la tradición anabautista no es perfecta y muy lejos de lo que idealicé hace muchos años. La realidad es que no puedo ser otra cosa. El pensamiento anabautista me sirve de lente cuando leo las escrituras; me inspira su interpretación del discipulado; me ayuda a entender a Jesús como promotor de paz y justicia; me motiva a compartir y adorar a Dios en comunidad.

 

Para Más Información Sobre Meno Acontecer puede comunicarse con Marco Güete, Director de Ministerios Hispanos para la Educación Pastoral y de Liderazgo de la Agencia Menonita de Educación Marcog@MennoniteEducation.org

The Mennonite, Inc., is currently reviewing its Comments Policy. During this review, commenting on new articles is disabled; readers are encouraged to comment on new articles via The Mennonite’s Facebook page. Comments on older articles can continue to be submitted for review. Comments that were previously approved will still appear on older articles. To promote constructive dialogue, the editors of The Mennonite moderate all comments, and comments don’t appear until approved. Read our full Comments Policy before submitting a comment for approval.