all blogs
Blog posts

¡Bienvenidos a Meno Acontecer de diciembre, 2018!

12.19. 2018 Posted By: The Mennonite 36 Times read

Suscríbase gratis en: menoacontecer@themennonite.org

Encuentre los números anteriores en: https://themennonite.org/spanish/menoacontecerarchivos/

Para leer más historias de Meno Acontecer, visite https://themennonite.org/the-latest/spanishes/

Versión para imprimir: Meno Acontecer PDF


¡Dinosauro! Así me llamó mi amigo Saulo.  Era una broma cariñosa, como suelen hacerse los amigos, lo de dinosauro hacía referencia a los más de 35 años que he estado sirviendo en la Iglesia Menonita. Hoy, con poco cabello en mi cabeza y acercándome a los setenta años de edad.

En el otoño de este año, visité iglesias en la ciudad de Nueva York, ofreciéndoles clases intensivas y dirigiendo la ceremonia de graduación del Instituto Bíblico Anabautista-IBA. Las actividades del domingo eran en la tarde, así que en la mañana tuve tiempo para salir a caminar las calles de Manhattan.  Para mi sorpresa y alegría me encontré que era un día de mercado abierto en las calles, entré en el estacionamiento de una escuela donde habían vendedores de todo tipo de artículos llamados “antiguos.” Las antigüedades eran de los años sesenta y setenta. Cuando llegué a Nueva York la primera vez como inmigrante fue en el 1970, todos esos artículos eran la última tecnología, principalmente los electrónicos, las tiendas estaban abarrotadas de ellos. Ese día los ofrecían  como antigüedades, estaban gastados, usados, unos maltratados, otros en muy buen estado que parecían nuevos.

Me vinieron momentos de nostalgia y también un poco de tristeza, la experiencia me ayudó a reflexionar sobre la vida. La ciudad, la comida, la gente,  todo había cambiado drásticamente en 48 años. Yo también cambié, me gasté, me maltraté  sirviendo en el ministerio cristiano y en los afanes de sostener la familia y mi propia vida.  Estoy vivo, Dios me mantiene vivo, activo y con deseos de vivir, aunque sea  un dinosauro, como lo dijo mi amigo Saulo. Un conferencista de más de setenta años de edad, dijo una vez: “Si yo hubiera sabido que Dios me iba permitir vivir hasta está edad, hubiera cuidado con esmero mi salud y mi cuerpo desde mi juventud.” El mejor regalo de Navidad de Jesús fue cuando El vino al mundo para darnos vida y vida en abundancia. Cuidemos con esmero nuestro cuerpo, alimentémonos con comida sana, hagamos ejercicio, caminemos, riámonos y gocemos de la vida.

The Mennonite, Inc., is currently reviewing its Comments Policy. During this review, commenting on new articles is disabled. Comments that were previously approved will still appear. Comments on older articles can continue to be submitted for review in accordance with the policy below. To promote constructive dialogue, the editors of The Mennonite moderate all comments and comments don’t appear until approved. Anonymous comments are not accepted. Writers must sign posts or log into Disqus with their first and last name. Read our full Comments Policy.

Comments are closed.