all Spanish
Spanish posts

Contra el optimismo, no hay vacuna: Encuentro 11, Guías Para Encuentros de Reflexión Comunitaria

3.30. 2019 Written By: Por Tony Brun 27 Times read

El Dr. Tony Brun, teólogo, profesor y escritor ofrece la siguiente serie de estudio bíblico para ser coleccionada: Guías Para Encuentros de Reflexión Comunitaria. Esta es la onceava parte de la serie, con la esperanza que la disfruten, les sirva de recurso en el ministerio y que sea de gran provecho para todos los lectores. –Marco Güete

Introducción

Para nadie es novedad la nueva virulencia de los fundamentalismos políticos, ideológicos  y religiosos en Occidente.  Quizás nunca habían desaparecido del todo.

Pero ahora han vuelto armados con nuevos “juguetes” a su favor. Estos son:  los aparatitos celulares y las redes sociales. (Los presidentes Trump y Bolsonaro son quienes más usan el mentidero más cómodo y anónimo que existe en la actualidad: Twitter. Y para   nadie es novedad que sus usos de este medio social, tienden a ser un verdadero culebrón televisivo); las masas tan fanáticas como desilusionadas y adormecidas; en los templos evangélicos independientes de cualquier tradición, pero dependientes de cualquier predicador.   Algunas de estas son las nuevas armas de algunos – bastantes –  presidentes de turno, y estas son también las armas de muchos profesionales de la religión, que también están de turno.

Hoy da vergüenza decirse “cristiano evangélico”. Es tal la ignorancia del “no querer saber” así como el odio declarado hacia lo diferente que reina en este ámbito religioso, que sencillamente ya nada le queda de “cristiano” ni de “evangélico”.  Igualmente, hoy da vergüenza decirse “cristiano católico”. Aún es desconocido el tamaño real de los abusos hacia niños y niñas perpetrados por cientos de clérigos de todos los estratos jerárquicos de este ámbito religioso.   Sencillamente una persona sincera consigo misma, ya no podría seguir comulgando.

De todos modos esta nueva virulencia del fundamentalismo odioso – porque odia y discrimina – también pasará y sus aparatitos también.  Han vuelto, sí.  Más tarde o más temprano, también pasarán. Como decía Buddha: “Todo lo que tiene la naturaleza de surgir, también contiene la naturaleza de cesar”.

Quienes deciden plegarse a la nueva virulencia de los fundamentalismos – sea por ignorancia fanática o por intereses egoístas – han decidido pasarse a la historia de los odios y los insensibles oscurantismos de la humanidad.   Basta sólo recordar los sórdidos comentarios – en las redes sociales – de sarcasmo y alegría y la infamia barata entre algunos evangélicos y hasta políticos allegados a la familia del actual presidente de Brasil, cuando murió un niño de siete años llamado Arthur y quien era nieto del expresidente Lula, ahora preso.   No pocos veían en la muerte de este niño por meningitis “un merecido castigo de Dios” para el abuelo. ¿Hasta dónde puede llegar tal ignorancia y fanatismo?

Mientras tanto y mientras dura la regresión de los fundamentalismos,  la conciencia social sabe resistir.  Como antes, ahora una vez más.  Cuando parecen cerrarse los horizontes aún quedan estrategias y recursos para la resistencia.  Uno de estos recursos es el humor.  Nos referimos al humor y no a la broma, el sarcasmo, la farsa, la burla o el chiste.   Quizás la palabra que mejor describe al humor, es gracia – con todo su sentido teológico y humano – pues sería una des-gracia perder el humor.

El humor es el ámbito de la libertad. No se deja aprisionar. El humor presupone una actitud de no absolutización. Todos conocemos regímenes, sistemas y doctrinas con pretensiones de ser absolutos y donde no se permite el humor.  No se permite el humor, la gracia. Ya no se permite la libertad. La falta de humor es el infierno. No hay escapatoria posible. Eso sería la esencia del odio. El odio, a diferencia del amor, no permite el humor. Pero este como el viento del Espíritu, “sopla sin que se sepa desde dónde viene ni hacia dónde va” (Jn 3:8). El humor es la infiltración de lo imprevisto, abre espacios en la cerrazón. Como dice el cantautor cubano Silvio Rodríguez: “es el reino del todavía”.

Mientras el fundamentalismo asfixiante quiera perpetuarse como absoluto, la conciencia social inspirada por el humor, manifestará la relatividad radical de todas las cosas. Cinco veces las Escrituras hebreas hacen referencia a la risa de Dios (Salmos 2:4; 37:13; 59:8; Proverbios 1:26 y 3:34).  En estos textos, el contexto se refiere a la pretensión de gobernantes de creerse poderosos y absolutos. La risa divina es provocada por la insensatez pretensiosa de líderes que se acreditan absolutos, permanentes y todopoderosos. “Vana ilusión”, dice el Eclesiastés. “Surgen y se extinguen” dice la filosofía budista.

Siguiendo a Gerard Bessière. (Gerard Bessière: O humor, atitude teológica? (Ed. Vozes. Revista Concilium 95, 1974/5) p. 626-627) Podemos decir que la conciencia latinoamericana que mucho sabe de resistir a las prohibiciones a la libertad, sabe también de las conquistas del humor. Estas son cuatro:

  1. La conquista de la libertad, que se caracteriza por desencadenar el mecanismo de tensión-descanso, provocando un momento de respiro, de reposo, un instante de alivio durante el agobio.
  2. La conquista de la simpatía, mediante una mirada cómplice que atenúa las censuras, crea alianzas y comunión entre los agobiados.
  3. La conquista del compromiso, es hacer del humor “un arma de combate”, pues convoca a la práctica de la solidaridad. En los momentos más serios el humor no sólo relaja la tensión sino que también es un medio para que lo verdaderamente humano reafirme su propia dignidad en circunstancia en que parecía perderla por causa del agobio.
  4. La conquista de la trascendencia. Como ya dijimos, el humor es gracia, es utopía que se asoma a lo que debe ser porque aún no es.

Cuando el miedo a los cambios toma el poder se produce un bifurcación hacia el fundamentalismo, el conservadurismo y el autoritarismo. Cuando ese mismo miedo se encarna en individuos y grupos todavía humanamente inmaduros – más científicamente “cerebralmente inmaduros” (Nos referimos al subdesarrollo neurológico) – estos tienden a sentirse amenazados por la diferencia.  Tales individuos y grupos son incapaces de encontrar mejores caminos que el menosprecio, la persecución y la represión. Así las cosas, el antagonismo “nosotros” y “ellos” se instala.  Exacerbando tal distorsión se categoriza a los individuos en función de “nosotros” o “ellos”, el cerebro procesa la información y clasifica como “amigo” (nosotros) o “enemigo” (ellos). Los estereotipos y preconceptos alimentarán tal división y distorsión de la realidad. (Dalai Lama e Howard C. Cutler: A arte da felicidade em um mundo conturbado (Ed. Matins Fontes: São Paulo 2011) p. 62-91).

En fin, el humor es uno de los recursos para resistir y sobreponerse a las penurias y sufrimientos de la vida. Más aún, el humor critica proféticamente las causas del agobio, y también dinamiza organizativamente las fuerzas de la resistencia. De esto, la humanidad tiene memoria.

PARTE 1. Texto de la Vida

Pintar el mundo al revés
se ha visto entre tanto yerro:
el zorro corriendo al perro
y el ladrón por tras del juez.
Para arriba van los pies,
con la boca van pisando,
el fuego al agua apagando
el ciego enseñando letras,
los bueyes en la carreta
y el carretero tirando.

El título de este Encuentro es de la autoría del poeta y escritor uruguayo Mario Benedetti.

  1. Leamos pues el texto de la Vida.

Nota: Las coplas con dimensiones humorísticas, surgieron – en América Latina – relacionadas a las penurias del pueblo. El humor es usado como recurso crítico (denuncia) y también como dinamizador (anuncio) de las esperanzas populares. Todos los temas son cantados o recitados con un irrespeto hacia lo políticamente correcto o a la cultura dominante. Las estructuras políticas y religiosas consideradas injustas por el cantor, sor ridiculizadas, por lo cual desacralizan y permiten al pueblo reírse aun de quienes les menosprecian y agobian.

Lo que para la ideología dominante es real y verdadero, en las coplas es evidenciado como falso y ridículo. Pero también, lo que para la voz dominante es ilusorio, irreal y falso, en las coplas es cantado con convicción y firmeza profética. ¡No es casualidad la persecución de los poetas, esos obreros de los sueños sub-versivos soñados por el pueblo!  Entendemos pues, el sentido de “pintar un mundo al revés”.

  1. Luego de esta nota explicativa y usando la imaginación:
    A. ¿Cuál frase reflejaría una crítica a la realidad dominante? ¿Por qué? ¿Habría un ejemplo real o ficticio para ilustrar la frase o imagen?
    B. ¿Cuál frase reflejaría un aliento de esperanza para el pueblo? ¿Por qué? ¿Habría un ejemplo real o ficticio para ilustrar la frase o imagen?
  1. En ocasiones, la crítica a la realidad dominante y el anhelo utópico, es decir, la esperanza, aparecen implícitamente en una misma frase. Apreciamos esto cuando leemos y releemos desde el reverso, tratando de encontrar el porqué dice lo que dice, qué está detrás de lo cada frase, etc.

A. Leamos las siguientes coplas de Violeta Parra artista, poeta y cantautora chilena, tituladas “El diablo en el paraíso”.

B. Luego de la lectura, señalemos en cada estrofa, las frases donde se expresa la crítica (denuncia de la realidad) y la dinamización (anuncio de la esperanza)

C. Finalmente, fundamentemos el porqué de cada frase señalada.

a. El hombre se come el pasto, el burro los caramelos;
la nieta manda al abuelo, y la sota al rey de basto.
El agua la llevo en canasto, me duermo debajo del catre
todo lo endulzo con natre; bailo en la tumba del muerto,
“mentira dijo lo cierto”, gritaba desnudo un sastre.

b. Los pajes son coronados, los reyes friegan el piso,
no hay santos en el paraíso, y presos van los soldados.
Se premiaron los pecados, fusilamiento de jueces,
en seco nadan los peces, será un acabo del mundo
cuando en los mares profundos, los árboles florecen.

c. Los justos andan con grillos, y libres van los perversos,
noventa cobres, un peso; seiscientos gramos un kilo.
Los ricos andan rotosos, los gordos son raquíticos
brincan los paralíticos, sobre un filudo machete,
ocho por tres, veintisiete, divide un matemático.

d. De asiento tienen el piano, tocan música en la silla;
Caín es la maravilla para el Abel de su hermano.
Caminase  con las manos, los santos son pendencieros,
Bendicen a los rateros; se acuesta el perro en la cuna,
Debajo de la blanca luna , el bebé muerde al rondero.

e. Aquí termina el ejemplo, fue por el mundo al revés,
y con la venia de usted, al teatro lo llaman templo.
Con fineza te contemplo,  dice el bandido a su presa,
es más hereje el que reza,  los viejos van a la escuela,
los niños a la rayuela, ¡ya nadie tiene cabeza!

 

PARTE 2. Texto de la Biblia

  1. Leamos el texto bíblico en Isaías 11:6-9.
  2. ¿En qué se asemejan ambos textos (Vida y Biblia)?
  3. Nombremos todas las frases que nos ilustran “un mundo al revés”.
  4. ¿Con qué se relacionan estas imágenes utópicas? (versículos 3-5)
    En estos versículos, ¿cómo se ilustra “el mundo al revés”?
  5. Si la justicia y la paz (reconciliación) se ilustran con estas frases (versículos 6-9), ¿cuáles expresiones serían opuestas o antagónicas?
  6. La iglesia – comunidad de creyentes – es considerada en la teología cristiana como un anticipo, un signo o sacramento que su vida re-presenta la intención reconciliadora de Dios. Una señal de “ un mundo al revés” en el cual Dios llama a participar.

A. Según las metáforas o imágenes del texto, ¿cuáles rasgos en nuestra comunidad o congregación señalan a esa esperanza?

B. ¿Qué cosas de nuestra realidad obstaculizan los cambios que anhelamos? ¿Cómo expresamos la crítica hacia esos obstáculos?

  1. Para reflexionar: coplas en preguntas.

¿Cómo compaginar la aniquiladora idea de la muerte,
con este incontenible afán de vida?
¿Cómo acoplar el horror ante la nada que vendrá,
con la invasora alegría del amor provisional y verdadero?
¿Cómo desactivar la lápida con el sembradío,
la guadaña con el clavel?
¿Será que el Hombre es eso, esa batalla?    (Mario Benedetti)

 

Para Mayor Información

Puede comunicarse con Marco Güete, Director de Ministerios Hispanos para la Educación Pastoral y de Liderazgo de la Agencia Menonita de Educación Marcog@MennoniteEducation.org