all Spanish
Spanish posts

Hermandad entre nosotras las mujeres, Violeta cuenta parte de su vida en Kansas

1.23. 2019 Written By: Por Adriana Celis

Violeta Ajquejay Suastegui, conocida como la Hermana Violeta, es originaria de Guatemala, a través de toda su vida ha servido al Señor Jesús con un profundo amor por su obra. Desarrollando con responsabilidad y disciplina el cargo que actualmente desempeña como la Directora Asociada del Instituto Bíblico Anabautista (IBA). Ella comparte para este artículo de Meno Acontecer, que cuando llegó a los Estados Unidos hace algunos años para prepararse, estudiando en la universidad menonita Bethel College, localizada en pequeño condado de Kansas. Al llegar la acompañó una inmensa soledad por dejar su país natal, el cambio de clima, de cultura y sobre todo dejar su querida familia sanguina, fueron retos bastantes altos.  Comentó como la fidelidad, gracia y ayuda del Señor la sostuvieron en esas situaciones, en especial cuando empezó a congregarse en una iglesia anglosajona y pudo relacionarse con muchas personas que llegaron a ser la familia que Dios había puesto en su camino, también al involucrase en el grupo de mujeres de la congregación donde sintió que allí en este pequeño grupo, ella tenía un sentido de pertenecía por todo el apoyo recibido en ese entonces.  Desde aquellos momentos se sentaron en ella unas bases para continuar su trabajo con el ministerio de la mujer en los grupos de damas de la iglesia local Menonita a la que se adhirió posteriormente, más que ir a  las reuniones, se siente  parte de una hermandad de mujeres, cristianas donde encuentra y ofrece apoyo espiritual.  En esta hermandad, se reúnen, para orar, compartir y apoyarse unas a otras, dándose palabras de ánimo, compartiendo en comunidad, además de involucrase en proyectos de ayuda social que son  auto sostenibles, salen de la comodidad de sus lugares de residencia  e iglesia para ir fuera y brindar esperanza a más personas que lo necesiten, ahí es cuando el amor del creador se ve reflejado en un mundo que tiene tantos interrogantes y que busca desesperadamente  por un Salvador. Violeta se mantiene activa sirviendo en el comité visual y de arte de su iglesia,  sirve en la Comisión de Plantación de Iglesias de su Distrito.

Violeta, considera que la mujer ha desempeñado un papel muy importante en la historia de la humanidad, en la sociedad, en la familia, y también en la iglesia no solo por ser ella gestora de vida, sino por gozar de capacidades extraordinarias, las cuales puede desarrollar en forma plena en todos los campos de su vida, así como en la iglesia, ya sea predicando, enseñando, monitoreando, como ha sido el caso de mujeres que se han destacado en la historia bíblica contenida en el Antiguo y Nuevo Testamentos, son historias de inspiración que podemos tomar como ejemplo: Ester, del linaje de Benjamín, fue reina del Imperio Persa. Ella fue elegida para ser esposa del Rey Asuero. Devora, mujer  profeta y juez de Israel. Ella figura entre los jueces de Israel. Fue Devora quien dio el mensaje de Dios a Barac. Barac organizo el ejército de Israel para pelear contra Sísara capitán del ejército cananeo. No podemos dejar de mencionar a Ruth, conocida como la Moabita. También figura un libro que lleva su nombre en el Antiguo Testamento. Ruth forma parte de la genealogía de Jesús. Encontramos en el Nuevo Testamento mujeres como María, quien fue la madre del Señor Jesús el Salvador de la humanidad. María Magdalena, mujer a la cual Jesús mediante su gracia, la perdona, la levanta y la llama a vivir una vida nueva, ella representa la figura del perdón y amor del Padre, que cuando Dios llama transforma a quien llama. Tabita (Dorcas), es llamada discípulo y tenía el don y  ministerio de ayudar (Hechos 9:36). Felipe tenía cuatro hijas vírgenes que profetizaban (Hechos 21:8,9). En Romanos 16, Pablo saludó a muchas personas comprometidas con el ministerio, y un número grande de ellas eran mujeres: Febe, líder en la iglesia de Cencrea, fue altamente recomendada por Pablo a la iglesia de Roma (Romanos 16:1,2).  Estas historias de mujeres mencionadas en la Biblia, nos inspiran como referentes de cambio y trasformación para la sociedad actual en la que hoy vivimos.