all Spanish
Spanish posts

La Pandemia una Realidad que Parece del Siglo Pasado -Pastor José Guerra

7.28. 2020 Written By: Adriana Celis

Hace mucho tiempo que la preocupación por la aparición de un letal virus en la sociedad dejó de ser un tema de mayor trascendencia. El mundo contemporáneo cada vez ha tenido otros asuntos en los cuales centrar su atención, tales como la competencia de los mercados, el acelerado avance de la tecnología y sus usos, la carrera armamentista entre otros, así que hablar de una pandemia o epidemia solo hacía referencia a aquellas datos históricos que debíamos estudiar para pasar un examen.

Pues bien, lo que nadie se imaginó, es que hoy en día, estaríamos viviendo situaciones tan similares como las referenciadas en los libros de historia; entonces ante esta situación tan compleja por parte de un virus que amenaza con extinguir la sociedad antes de que los científicos encuentren una vacuna  ¿Cuál debería ser nuestra respuesta como comunidad cristiana?

A  propósito, comenta el pastor José Guerra quien pastorea la Iglesia Hermanos Menonita Manantial de Agua Viva en Ohama Nebraska, la respuesta de la comunidad y en especial de la Iglesia ante este difícil reto que se presenta en el camino, es seguir las recomendaciones que establecieron las autoridades estatales una vez inició la pandemia, recordemos que estas recomendaciones fueron muy simples estar en casa, ya que aunque somos cristianos y gozamos de la protección Divina, no somos inmunes ante este virus, podemos contagiarnos y lo más grave, contagiar a otras personas.

Ahora bien después de permanecer más de cien días de total encierro añade también el pastor José, y al iniciar nuevamente la vida a lo que se ha llamado – la nueva normalidad- no debemos olvidar lo vivido durante la Cuarentena, ya que para muchos fue bastante provechoso pues fue un llamado de Dios, para que la humanidad se volviera a Él, este tiempo pudo ser visto no como un castigo pero sí como una forma de reflexión en todas las bondades que Jesús el hijo de Dios nos da, recordar cuán grande y misericordioso es Dios para con una humanidad que se aleja cada vez más de Él.

Por último, recomienda a todas las personas con sumo amor y respeto a seguir confiando como nunca antes, en Dios, recordando que Él es el autor de la paz en medio de las crisis, que su dulce voz está más cerca que el aire que podemos respirar, que aunque no lo podemos ver, su Espíritu Santo sigue brindando confort, fuerza y guia. “…El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso. Yo le digo al Señor: «Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío». Solo él puede librarte de las trampas del cazador y de mortíferas plagas, pues te cubrirá con sus plumas…” Salmo 91. 1-4 NVI