all Spanish
Spanish posts

Las Mujeres Andinas Lideran el Camino en la Creación de Límites Saludables

1.23. 2019 Written By: Por Dani Klotz 11 Times read

Foto de Linda Shelly: Durante una dramatización de Límites Saludables, Adaia Bernal (centro) toma el rol de una joven, compartiendo con una mujer de la iglesia, Carmen Woo, lo que ha estado sucediendo y por qué está desconcertada. Ester Bornes, a la izquierda, observa como participante del taller.

ELKHART, IN (Red Menonita de Misión) – Mujeres lideresas de 10 conferencias anabautistas se reunieron del 6 al 9 de noviembre para aprender sobre límites saludables para ellas y para sus comunidades. Este taller regional, patrocinado por el Movimiento de Mujeres Anabautistas Haciendo Teología desde América Latina (MTAL) unió a mujeres de Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. La mayoría de las 33 mujeres trabajó desde una base establecida por los talleres anteriores de Cuidándonos entre Mujeres, programa de Mujeres Menonitas EE.UU. La Red Menonita de Misión proveyó una parte de los fondos para la participación de las mujeres, así como también algo de apoyo logístico.

Las mujeres estaban especialmente preparadas para este tema de límites saludables porque el acoso y abuso sexual fueron con frecuencia situaciones que ellas identificaron en los talleres anteriores de Cuidándonos entre Mujeres. Este taller fue facilitado por Elizabeth Soto y Alix Lozano. Soto recibió capacitación del Faith Trust Institute y Lozano tiene experiencia trabajando en límites saludables con el liderazgo de la Iglesia Cristiana Menonita de Colombia (IMCOL).

“Desde el principio dejamos en claro que enseñar límites saludables es un esfuerzo educativo para prevenir el acoso y el abuso sexual en nuestras iglesias”, dijo Soto. “Como instructora de seminario, puse límites saludables dentro de la ética cristiana. Y como anabautista, ante la necesidad de vivir de acuerdo con las enseñanzas de Jesús para cuidar y no herir a otras personas”.

Lozano y Soto guiaron al grupo para comprender la importancia de los límites saludables en el ministerio, especialmente en la prevención del acoso y abuso sexual, y discernir las respuestas apropiadas cuando los límites sean traspasados. Como un grupo de mujeres líderes, las participantes pensaron tanto en los límites que ellas necesitan establecer y mantener en sus propios roles de liderazgo, como en la forma en que trabajan con sus iglesias en el proceso de establecer prácticas que ayuden a que todos estén seguros, y que sean comprendidas tanto por los líderes  como por las congregaciones.

“La apertura y disposición de cada una de las mujeres a compartir sus propias experiencias de abuso y las de otras me tocó profundamente como facilitadora,” dijo Lozano.

Las participantes ilustraron situaciones de la vida real que surgen en las iglesias, mediante dramas para presentar casos, y conversaron sobre las acciones necesarias para detener el acoso o el abuso y para apoyar a las que los han vivido. Una escena, en la que un miembro de la iglesia  enseña a una niña a tocar la guitarra, abordó la violación de los límites saludables mediante el contacto innecesario y excesivo de las manos y los brazos de la niña, y la poca importancia que se dio a la incomodidad de la niña incluso después de compartirla con otros líderes.

La coordinadora de MTAL en la región Andina, Martha Lucía Gómez, reflexionó: “Considero que uno de los impactos más significativo del taller es la toma de conciencia de las mujeres de su capacidad de respuesta para construir redes de apoyo, diálogos, interponer denuncias cuando sea necesario y fortalecer a la iglesia como espacio sanador y preventivo.”

Hubo varias actividades de cierre significativas. Una de ellas fue leer juntas una “promesa ministerial”, adaptada de los materiales del Faith Trust Institute para este contexto específico. La promesa sirvió para inspirar y llamar a cada mujer a practicar lo que aprendió.

Juntas, las mujeres leyeron la promesa y cada párrafo las exhortó  a cuidar de sí mismas y a las demás. “Prometo practicar el autocuidado diariamente para que mi vida espiritual florezca en el Señor. Cuidar de mi cuerpo y descansar para así servir mejor… No violaré el espacio de otras personas ni de mí misma.”

Hubo hombres presentes durante un par de sesiones para tener una comunicación abierta. En Colombia, IMCOL está trabajando en límites saludables con hombres y mujeres juntos.

“La enseñanza que deja a mi vida este tiempo, es tomar fuerza, ánimo”, dijo Juana Perea del Chocó, Colombia.  “Y valor para compartir esta información tan valiosa, no sólo con las mujeres sino además involucrar a los varones en la temática.  Porque tanto ellos como nosotras podemos correr riesgo en un determinado momento.”

Linda Shelly, directora para América Latina de la Red Menonita de Misión, dijo: “Las participantes expresaron un gran aprecio por este taller y estoy segura de que muchas encontrarán formas de compartir lo que han aprendido”.

Así como las mujeres de América del Sur han repetido los talleres de Cuidándonos entre Mujeres en sus países, esperan hacerlo con el tema de los límites saludables. Hubo una lluvia de ideas acerca de tomar la responsabilidad de crear un manual utilizando esta experiencia y los estudios de casos contextuales, para que otras tengan las herramientas para enseñar límites saludables en sus propios entornos.

Lozano expresó un sentido de urgencia para iniciar un proceso educativo dentro de las comunidades de fe. “Me sentí muy profundamente tocada. Gracias a quienes nos han provocado e inspirado con el material. Ello nos ha puesto en la necesidad de contextualizarlo en nuestras propias realidades”.

“Me llevo un hermoso tesoro para compartir a mi iglesia y conferencia”, dijo Rosa Córdova de Piura, Perú. “Yo sé que el trabajo es arduo, pero me siento empoderada al ser partícipe de este hermoso regalo.”