all Spanish
Spanish posts

Pastor Fernando Loyola “No te Importó mi Condición y me Llamaste”

4.30. 2019 Written By: Por Adriana Celis 18 Times read

Esta es la historia del pastor Fernando Loyola: “…Entender no puedo comprender tu amor que sin razón alguna me alcanzo, por las noches frías, tu calor me abrazó y bajo el sol ardiente me cubrió, no te importó mi condición, mis faltas cubrió tu amor, sin merecer perdón sanaste mi herida interior y ante tus ojos decidí rendirme a ti, eres tu Jesús, la dulce melodía, la suave armonía de mi corazón, siempre quiero estar pegado a tu costado estoy enamorado de tu gran amor…”  Pegado a tu Costado, es una de las canciones más hermosas y más cantadas en el campamento anual para jóvenes de Beraca que tiene lugar en el Uruguay cada verano, por la valiosa y profunda declaración en fe que contiene la letra de esta canción, que compuso un joven quien batallaba constantemente con una adicción a las drogas y al alcohol; quien en una noche experimentó la libertad que Jesucristo da sin importar la condición; de una u otra forma quien ha experimentado una adicción ya sea a las drogas, al alcohol, a juegos de azar, a la tecnología, al trabajo, o cualquier cosa que esclavice la vida de un ser humano, sabe y entiende que no todas las personas pueden ayudarle porque su ayuda es corta y limitada debido a su condición, esa que los ata, los consume y no  los deja avanzar.

Este es el testimonio de vida del pastor Fernando Loyola, quien en su juventud y adultez batalló con esta condición, la condición de ser adicto al alcohol que lo esclavizó por años, lo apartó de los planes para los cuales el Señor Dios, lo había llamado, también del amor de su esposa, de su familia y de su trabajo.

El pastor Fernando Loyola es originario del Distrito Federal de México, se describe como una persona honesta, trasformado por el poder de Dios derramado en una cruz, firme de convicciones, estudioso de la palabra de Dios, disciplinado, quien tiene amor por los demás, sin importar su condición; luchó por años con el alcoholismo y como este casi destruye su vida y la vida de sus seres más cercanos, pero una día en medio de esta situación que lo esclavizaba, un hermano suyo le presenta a un pastor y misionero llamado Thomas Hangler quien le presenta a un Jesucristo real. Ahí inicio la más grande batalla un proceso de transformación donde habían días alentadores y otros tristes porque él volvía a recaer, cada vez más profundamente, hasta que una mañana ante estas situaciones su esposa lo abandonó y se mudó a los Estados Unidos de Norte América, en ese momento él decidió, pelear  por su matrimonio y por el llamado que Dios, le estaba haciendo, se internó en una clínica para rehabilitación de alcohólicos y en ese lugar el Señor lo empezó a trasformar, cuando él se arrepintió de todo maldad y pecado, tomó responsabilidades sobre sus hechos, el Señor se reveló de una manera tan fuerte que lo llamó audiblemente y le dijo: “Fernando con amor eterno, te he amado y no me importa tu condición, Yo el Señor Dios de Israel, tengo el poder para salvarte y liberarte de tu vaga manera de vivir.” Desde ese instante hasta el momento  de hoy, el pastor experimentó y vivió el poder de un Dios vivo, real y verdadero que lo salvó, restauró su familia, su trabajo, su relación con su esposa, con la sociedad, quien lo sacó de tinieblas a luz, quien lo llamó a proclamar la libertad que solo Él puede dar a los cautivos.

Hoy en día el Pastor Fernando es un hombre trasformado por el poder de Dios, quien trabaja con amor, constancia y esfuerzo por alcanzar a los perdidos para que conozcan a este Dios vivo, fiel y bondadoso lleno de misericordia quien un día lo alcanzó y le dio un propósito a su vida, le dio también el regalo de la vida eterna,  junto con su esposa trabajan pastoreando y liderando la Iglesia Centro de Alabanza en Filadelfia, Pensilvania,. su recomendación para aquellos que están lidiando con estas situaciones de adicciones es que examinen sus vidas y acepten lo que están haciendo mal, asumiendo responsabilidades ante Dios, de esta forma se puede cambiar de hábitos y generar nuevos, con propósitos reales recordando esta palabra en Lucas 18:27 …“Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios…”