all Spanish
Spanish posts

Pastora Nena Bennett del Sur de Texas: “Algunas Cosas de la Vida Toman su Tiempo, Esperé 6 Meses Para Sanar”

5.29. 2019 Written By: Por Adriana Celis 22 Times read

Está es la historia de una líder y pastora, María Elena Bennett.  Esperar nunca ha sido fácil, y más cuando vivimos en la cultura del instante, todo es al momento, desde la comida rápida, el café instantáneo, el microondas, el sencillo acceso al internet que permite conocer las noticias que circulan por todo el mundo en cuestión de segundos, los mensajes y correo electrónicos que no se demoran en llegar, así estemos viviendo en el otro lado del planeta tierra, compartimos imágenes e historias en tiempo real.  No obstante, nos enojamos cuando una persona nos hace esperar demasiado, el pedido de comida a domicilio de un restaurante que no llega cuando el estómago nos ruge ferozmente de hambre, incluso cuando no nos contestan los mensajes de “WhatsApp”, esto nos molesta; así mismo, cuando nuestros “Smartphones” se actualizan por cinco minutos se nos hace una eternidad. ¿No es cierto?

Sin embargo, algunas cosas de la vida toman su tiempo, una mujer embarazada debe de esperar que ese hijo se forme, y de a luz, una semilla de su fruto, esperar la respuesta a diversas solicitudes de aplicaciones a universidades, empleos, resultados de los exámenes médicos en un consultorio, heridas físicas cuando requieren de paciencia para poder sanar, es ahí donde se debe tener en cuenta que todo en la vida requiere de tiempo y nos ponemos ansiosos cuando tenemos que esperar. No es de extrañar que no tengamos la habilidad de esperar por algo en esta época.

Es así cuando en cuestiones de aprender a esperar nuestra querida hermana y pastora Mexicana María Elena Bennett más conocida como “Nena Bennett” que se radico en los Estados Unidos de Norte América, en el estado de Texas, y en la actualidad es pastora de la Iglesia Menonita Nuevo Amanecer de la Conferencia South Central en Brownsville Texas, nos comparte su testimonio de como tuvo que esperar por más de seis meses a su recuperación de su cirugía de cadera. Todo sucedió cuando un día estaba jugando con uno de sus nietos al balón en su casa, ella dio un mal paso y se cayó.  Su hijo la llevo al hospital donde el brindaron los auxilios pertinentes, ella no tenía el seguro médico que le daría una cobertura más amplia al traumatismo que sufrió para ese momento su situación era compleja, su cadera se había fracturado, necesito  17 puntadas en la cirugía pero no quedo del todo bien, Nena quedo con una pierna más corta y otra más larga, para ella era difícil soportar los murmullos, risas de las personas, cuidar a su madre, ir a la iglesia a predicar, el dolor insoportable que sentía  y también no poder usar los tacones que le encantaban.

Aun así, Nena se armó de valor y decidió depositar su confianza en uno más grande que ella, el Dios que todo lo puede, en el Señor Jesús. Oró día y noche por su milagro para sus piernas, aliviar los dolores intensos, que eran algo imposible para ella, pero posible para Él. Ella espero y creyó, se aferró a la promesa que está en Josué 1:9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Ya había transcurrido más de seis meses, un día mientras oraba, vio que su pierna estaba igual de larga a la otra. Ella aprendió a hacer paciente mientras está viviendo la prueba y no desmayar en oración, no quejarse por su situación. Y sobre todo que en Jesús siempre hay esperanza, y que su espera constituye la confianza en Dios.