all Spanish
Spanish posts

Soñé que el Señor Jesucristo Había Regresado Pero… me Había Dejado

11.22. 2019 Written By: Por Adriana Celis 11 Times read

Historia del Pastor Ángel Campoz. Pareciera que el tiempo es nuestro gran amigo y nos persuade sutilmente haciéndonos pensar, que este es inagotable para realizar las actividades, los planes, compromisos que nos hemos trazado ¿Has escuchado alguna vez aquella frase coloquial que dice yo tengo toda la vida para hacer esto o aquello, soy demasiado joven o lo haré después? Pero ¿Qué pasaría si escuchas una voz que te dice, – el tiempo es corto- ¿Lo administras bien, haces lo correcto? Seguro que nos llenaríamos de miedo, saldríamos a correr despavoridos o tal vez no le prestaríamos el cuidado que estas sabias palabras merecen tener.

Bueno, pues algo similar experimento el Pastor Ángel Campoz de la Iglesia Menonita Jerusalén en Portland, Oregón de la Conferencia Pacific Northwest. En varias ocasiones de su vida, de sus años de adolescencia y juventud, en un viaje que realizo a la tierra natal de sus padres en Guadalajara, México, mientras todos  se encontraban descansando, él se despertó en medio de la noche y sin escuchar ningún tipo de ruido alguno pensó que el Señor Jesucristo había regresado pero a él lo había dejado, tiempo después en una campaña  de evangelismo el predicador hace la invitación al altar y fue fuertemente confrontado por el Señor, fue en ese momento donde Él le pregunta ¿Si hoy regresara por mi iglesia, donde estarías tu Ángel?

Recuerda “el tiempo es corto y efímero adminístralo bien” fue en esos momentos de profunda cercanía y privacidad con el Señor donde el Ángel rinde su vida a Cristo Jesús y decide seguirlo como Señor y Salvador, desde ahí empieza a vivir una vida para Cristo, en entrega, servicio y pasión para su Reino acá en la tierra. ¿En repetidas ocasiones durante un buen periodo de tiempo el Señor siempre lo confrontó colocando este sentir en su corazón “el tiempo es corto” ¿Qué estás haciendo por mí?

Pero fue un momento determinante en su vida, cuando un familiar cercano, su tío, fue asesinado en Tijuana, México, la misma pregunta volvía a su mente una y otra vez “el tiempo es corto”¿Qué haces por mí? Ángel entendió que esta no era una pregunta que tal vez él se imaginaba o que hacia parte de sus días de adolescencia, sino que realmente era una invitación por parte de Dios para que le sirviera a Él, de hecho era el llamado al ministerio, así que él fue obediente a su llamado y dejo el trabajo que había desempeñado por 15 años. Se trasladó junto con su esposa a otro estado, donde inicio sus estudios teológicos y allí vio como el Señor mostro su amor, provisión, porque cuando Dios llama, Él capacita y suple cada necesidad que pueda presentarse en el camino, de esta manera el Señor proveyó, aun en los más mínimos detalles. Ángel nos comparte sobre este poderoso testimonio de como el Señor siempre estuvo allí fortaleciéndolo y guiándolo a través de su Santo Espíritu, una palabra que ha sido rema en su vida que lo anima y alienta, es la que se encuentra en Job 19:25Yo sé que mi Redentor vive. Y al fin se levantará sobre el polvo”, es una palabra que a lo largo de su caminar con el señor de las diferentes pruebas y los retos que se presentan en la vida, como son emprender un nuevo trabajo, llegar a un nuevo lugar, comenzar una nueva profesión, perder un ser querido, el dejarlo todo por el llamado, en muchas ocasiones no es comprendido por la razón humana porque talvez chocan los estándares normales de este mundo, pero una cosa es cierta cuando el Señor habla, Él siempre muestra su guía y provisión porque Dios es un Dios de propósitos.