all Spanish
Spanish posts

Vivir en el Seminario no es Aburrido; Requiere Determinación, Compromiso y Entrega. Marcos Acosta

6.25. 2020 Written By: Adriana Celis

Al principio Marcos Acosta, se desempeñó como ingeniero en telecomunicaciones en su natal Argentina. Siendo un experto en la materia,  diseñaba y desarrollaba sistemas de comunicaciones idóneos para las empresas que así lo requerían; pero un día su vida dio un giro totalmente diferente.

Mientras se encontraba descansando una tarde de domingo, en su casa frente al mar en Córdoba al norte de Argentina, reflexionó acerca de su vida, de cuan afortunado y privilegiado hasta el momento había sido por todo lo alcanzado. Al mismo momento se cuestionó y preguntó ¿En realidad he alcanzado todo lo que quiero? ¿Lo que estoy realizando es como quiero estar dentro de unos años?

En medio de aquellos cuestionamientos tomó la decisión de atreverse a dar otro rumbo a su existencia, el cual le traería muchos cambios, pero por los cuales quería correr el riesgo de luchar, al fin y al cabo solo se vive una vez. En aquel momento, nació el sueño de salir de casa para estudiar algo totalmente diferente a su profesión, es así como se mudo a otro país y empezó a cursar la Maestría en Divinidades en el Seminario Bíblico Menonita Anabautista, (AMBS) en Elkhart, Indiana,  Estados Unidos.

En entrevista para Meno Acontecer, Marcos nos comenta su experiencia de cómo es vivir en un seminario bíblico, cuales han sido los retos más grandes. Cada día Marcos asume la vida con determinación y entrega. Se despierta muy temprano y se prepara para iniciar sus estudios, no sin antes pasar por la cocina y prepararse un mate, bebida que forma parte del acervo cultural de Argentina, Paraguay y Uruguay. Esta infusión a base de hierbas mate, le gusta ingerirla fuerte, es decir sin azúcar para así aprovechar todas las propiedades que esta bebida le aporta.

Una vez su día inicia, “las responsabilidades académicas no dan espera, pues hay mucho realmente por hacer, entre estudios y análisis de textos bíblicos es difícil aburrirse, de hecho las personas que piensan que el seminario es un lugar muy apático realmente no lo conocen por el contrario este lugar es como una auténtica y gran familia. Somos muchos y hay mucho trabajo que hacer por lo que no hay tiempo para sentir apatía.” comenta Marcos.

En el mismo sentido, Marcos afirma: “en el seminario he tenido la oportunidad de crear momentos únicos, enriquecedores e invaluables, donde no solamente he crecido académicamente, sino también en el sentido de comunidad, servicio y amor no solo hacia Dios, sino también frente aquellos que me rodean ya que en los dos años de estudio y vida en AMBS, he establecido grandes amistades, hermanos que me ha dado la vida.”

Lejano de quienes piensan,  que el seminario está sólo determinado por momentos de oración litúrgica y de oración personal junto con momentos de estudio, asistencia a las clases y mucho trabajo. Umberto Eco, afirma en su obra literaria “El Nombre de la Rosa”: “la vida seminarista llena de soledad, tristeza y demasiada indiferencia y en la cual la palabra comunidad cristiana solamente hace relación a un concepto que encaja teleológicamente en los libros de los sabios, o los más intelectuales.” Para Marcos todo depende, de la óptica desde la cual se quiera ver la vida.

Marcos cuenta que no le gusta conformarse con las opiniones de los demás,  al respecto él encontró en AMBS una familia, desde los profesores, el “staff” que trabaja en diferentes áreas a las cuales describe como personas amables y atentas, siempre dispuestas a servir. Adicionalmente nos comparte que lo más difícil a lo que se ha enfrentado en cuestiones teológicas son las largas horas de estudio, sin embargo la recompensa es el aprendizaje y la satisfacción de realizar a lo que fue llamado a ser.

Para concluir, Marcos expone: “el ser humano no nació para vivir aislado, sociológicamente este necesita de la compañía de otros seres humanos, nadie vive en una total auto dependencia que lo lleve hasta la cúspide más alta, siempre ha sido necesario la ayuda de otros ya que por sí mismos la vida resulta bastante difícil y la carga es muy pesada.